Defendida la tesis doctoral de Andreu Seguí Beltrán

La tesis doctoral de Andreu Seguí Beltrán, miembro del IEHM, estudia la respuesta defensiva de las Baleares frente a la amenaza corsaria entre 1480-1620.

 

La tesis doctoral de Andreu Seguí Beltrán fue defendida en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Se trata de un trabajo dirigido por los doctores Eloy Martín Corrales, del departamento de Humanidades dicha universidad, y miembro del IEHM, y Gonçal A. López Nadal, del departamento de Economía Aplicada de la Universitat de les Illes Balears. El objetivo de la tesis ha sido estudiar la evolución de la defensa de las Baleares y su adaptación a la guerra moderna en un largo siglo XVI, entre 1480-1620, en un Mediterráneo marcado por las hostilidades entre la Monarquía Hispánica y el Imperio Otomano, especialmente en lo que se refiere al corso.

 

La gran pregunta que ha guiado la tesis ha sido si las Baleares, como se ha afirmado en muchas ocasiones para otros territorios, fueron unas islas constantemente asediadas por un corso enemigo incontestable. La cuestión se ha abordado analizando cuatro cuestiones: el papel del archipiélago en la política mediterránea hispana, la evolución del corso contra las islas y del armamento de embarcaciones en ellas contra la navegación y las costas enemigas, la defensa isleña (vigilancia, milicia y tropas enviadas por el rey, armamento, fortificación y defensa marítima) y la efectividad de las defensas. En este último punto se han valorado las bajas sufridas por ambos bandos en el transcurso de los ataques y los contraataques ocurridos en el archipiélago, especialmente en lo que se refiere al número de cautivos y esclavos. La cuestión principal y las cuatro en las que se ha subdividido y forman el esqueleto de la tesis, se han abordado buscando dar una visión de conjunto, en lugar de centrarse en una sola isla como suele ser la tónica habitual. Su estudio se ha llevado a cabo utilizando recursos como los Sistemas de Información Geográfica y varias herramientas de carácter estadístico, permitiendo valorar los diferentes aspectos tanto a nivel cualitativo como cuantitativo.

 

La conclusión que presenta la tesis es que las Baleares ejercieron un destacado papel en la política mediterránea hispana, no solo a nivel militar, sino especialmente en lo que se refiere al terreno diplomático e informativo. El corso musulmán fue la principal amenaza contra las islas y su actividad aumentó durante el conflicto entre los dos imperios del mar interior. Sin embargo, todo indica que las islas no fueron un espacio constantemente asediado por un corso enemigo incontestable, como se ha sugerido habitualmente. En ese mismo contexto, los súbditos del Rey Católico también se armaron en corso, sobre todo contra el litoral argelino. Las Baleares no respondieron conjuntamente a la amenaza enemiga, pero las defensas de cada isla sí se mejoraron dentro de los parámetros de la estrategia defensiva hispana, donde se impusieron los planteamientos terrestres frente a los marítimos, pero sin un predominio de los elementos estáticos sobre los dinámicos. La política defensiva consistió en un progresivo refuerzo de los mecanismos tradicionales, la vigilancia costera y la movilización de milicias, con una paulatina mejora del armamento y la instrucción de los combatientes, el despliegue de tropas profesionales y la construcción de fortificaciones, según las prioridades de cada isla. Todos estos elementos, apoyados por las escuadras de galeras del soberano y el armamento de naves de particulares, fueron más efectivos de lo que se ha afirmado. Los enemigos tuvieron que retirarse y fueron capturados en más de una ocasión, vendiéndose a los musulmanes como esclavos. Pero las defensas tampoco fueron infalibles y un buen número de isleños fueron capturados por los corsarios, especialmente en Menorca, aunque sin generar unas pérdidas demográficas tan elevadas como las sugeridas hasta ahora.

Data de publicació: Fri Sep 21 13:32:00 CEST 2018